Los 11 errores más comunes en una newsletter

Por Antonio Ortega

Una Newsletter es una parte importante dentro de la estrategia de email marketing, pero es una acción muy concreta. Me explico, podemos decir, que el email marketing abarca mucho más, es toda una estrategia que ponemos en marcha para adquirir nuevos clientes, desarrollar relación, interactuar con contactos, generar confianza y aumentar ventas.

Además es una parte muy importante dentro de nuestra estrategia de contenidos. Estos emails comenzarán a aumentar los números de nuestro inbound marketing.

En el caso de la Newsletter, como digo, es una parte muy concreta de toda esta amplia estrategia de email marketing.

Por tanto, es importante diferenciar que si sólo envías Newsletters, no estás haciendo email marketing. Estás enviando emails a tus suscriptores acerca de novedades de tu marca o noticias interesantes, con el objetivo de fidelizar y generar confianza.

Newsletter es solo una parte del email marketing
La newsletter es parte del email marketing

En este post me quiero centrar únicamente en estos emails concretos, es decir, en los errores más habituales en una newsletter, que espero te puedan ayudar. Aunque evidentemente, muchos de los errores de email marketing en general, se aplican también a la Newsletter.

Después de esta aclaración entre los términos email marketing y Newsletter, vamos al lío. Voy a repasar por tanto, estos errores que he identificado como acciones que no te van ayudar a que tu Newsletter tenga éxito.

1- Ser demasiado extenso

Los mensajes demasiado largos no tienen buena aceptación. Tenemos que tener en cuenta que las personas recibimos a diario miles de mensajes, leemos muchos post, estamos ante la “infoxicación digital”.

Por tanto, si enviamos Newsletter con mensajes demasiado extensos, las personas por saturación de información, falta de tiempo y diversos motivos, no nos van a leer.

Mi recomendación es sintetizar las ideas principales, ir al grano, destacar lo importante, pero no hagas mensajes kilométricos que asusten al usuario y provoquen un rechazo a primera vista.

Ten en cuenta que aquí no tendrás que cuidar las palabras clave. Esta estrategia de marketing sirve para acercarte a tus clientes potenciales.

2- Descuidar los asuntos

Un buen asunto nos puede garantizar un buen ratio de apertura. Es fundamental cuidar los asuntos y buscar asuntos atractivos, llamativos que inviten abrir el email.

Muchas veces se le da importancia al cuerpo del mensaje, que lo tiene, pero se nos olvida dedicar tiempo a pensar en el asunto.

Si no trabajas bien este punto, por muy buen mensaje que prepares, no van abrir tu mensaje o por lo menos, el ratio de apertura bajará.

Si quieres que tus Newsletter se abran y se lean, tienes que dedicarle tiempo también a pensar en un buen asunto que llame la atención para garantizar que esto ocurra.

3- No hacer llamada a la acción o ponerla al final

Tu Newsletter tiene que tener un objetivo.
No se trata de enviar mensajes por enviar, sino que detrás de cada mensaje, tienes que tener un claro un objetivo. Y por tanto, la recomendación es que estos mensajes tengan una llamada a la acción.

A veces me encuentro Newsletters sin llamadas a la acción o con llamadas a la acción al final del mensaje. Es recomendable que intentes buscar la forma de encajar esta llamada a la acción al principio o a la mitad del mensaje.

Cada email debe tener un propósito
No envíes emails por enviar

Ten en cuenta, que la mayoría de usuarios acceden desde dispositivos móviles, y tal vez no bajan hasta el final del mensaje. Estás desaprovechando la posibilidad de que realicen la acción que tú tenías marcada.

Si tu objetivo era que visitaran un artículo de tu blog, un post de redes sociales o simplemente rellenaran un formulario, si lo pones al final, pierdes oportunidades de que tu objetivo se cumpla.

La recomendación por tanto, primero es que te marques siempre un objetivo, no tienen por qué ser siempre informativas, y una vez que fijes este objetivo, pienses qué llamada a la acción vas a realizar. Esta llamada a la acción, intenta encajarla al principio o en medio del mensaje, para que tenga más posibilidad de que los usuarios realicen lo que tú te marques.

Uno de los aspectos que los servidores de correo evalúan para saber la calidad de tus emails, es el CTR o Click Through Rate, es decir, la tasa de clic. Y si no tienes ese objetivo claro, los receptores no harán clic, tendrás esta tasa más baja, y los servidores irán etiquetando tus correos como SPAM, publicitarios o simplemente “otros”, no como mensajes importantes.

4- No testear las horas de envío

Analizar datos es lo mejor que puedes hacer para acertar en las horas de envío. Un error habitual es no extraer datos de la herramienta de envío de estas Newsletter para saber qué hora es la más adecuada.

mejor hora de envío
Analiza la hora que es mejor para tu negocio

Funcionar por intuición no es una buena opción. Aprovecha los datos que te ofrecen las herramientas y prueba. A veces pensamos que la mejor hora es una concreta, en base a nuestros criterios o nuestros horarios, y puede que no coincida para nada con la de nuestro público objetivo o sector al que nos dirigimos.

5- No segmentar la lista

La segmentación es algo muy importante, que siempre insisto con mi clientes y alumnos.
Puedes establecer, según tus intereses o tus objetivos, diferentes criterios de segmentación. Pero sobre todo cuando ya tienes una lista importante de suscriptores, segmenta. Este va a ser el éxito de tu Newsletter.

No todo el mundo tiene los mismos intereses, o se han suscrito a tu Newsletter por muy diversos motivos. Tienes que identificar el interés de cada uno, para poder acertar a través de los contenidos que envíes en estos mensajes.

Si sigues mi Newsletter habrás comprobado que precisamente recientemente he enviado un mensaje preguntando lo que te gustaría recibir en estos mensajes. Hay diferentes fórmulas de segmentar. Piensa cuál es la más adecuada para tus objetivos y pon en marcha una estrategia de segmentación.

6- Enviar con demasiada frecuencia

Parece que últimamente se ha puesto de moda enviar un email diario, pero según mi experiencia esto puede convertirse en contraproducente.

A veces, si nos metemos demasiado en la bandeja de entrada de nuestros usuarios, podemos llegar a incordiar y abusar enviando mensajes y mensajes, y esto, como digo, puede venirse en nuestra contra.

La idea es que nos recuerden, generar confianza, pero no aburrir al personal para que cada vez que vean nuestros mensaje salgan corriendo…

7- Enviar con demasiada poca frecuencia

Y ahora vamos al otro extremo. Aburrir a los suscriptores y saturarles no es una buena opción. Pero olvidarnos de ellos, tampoco.

Si no mandamos un mensaje en meses, la gente se va a olvidar de nosotros, el mensaje irá a spam y por tanto, la estrategia no tendrá demasiado sentido.

La clave por tanto, buscar una frecuencia de envío intermedia, en la que no aburrir y saturar, pero tampoco olvidarte de ellos y enviar simplemente cuando te acuerdas o te interesa.

Tendrás que elegir la periodicidad en base al sector, público e intereses, pero teniendo en cuenta este criterio que te comento, una frecuencia de publicación intermedia, en la que no aburras, pero tampoco se olviden de ti.

8- Hacer SPAM

No envíes SPAM
Aporta valor, no seas el malaje que solo envía SPAM

Cuando te suscribes a una Newsletter y solo recibes emails de venta de tu producto o servicio, normalmente la reacción no suele ser muy positiva.

Si no aportas valor, solo intentas vender y vender, tu estrategia no va a funcionar, será contraproducente.

Es importante no hacer SPAM, y si envías de vez en cuando contenido de venta, hacerlo en base a una regla de un 80/20. Y me explico, envía contenido de valor en un 80% y un 20% de contenido exclusivo de venta. Pero no es recomendable enviar únicamente contenido de venta.

Es diferente por ejemplo, si invitas a un Webinar de venta a través de estos mensajes, en el que se va a ofrecer también contenido de valor. Es una estrategia diferente, pero únicamente enviar mensaje de venta, sin aportar valor, no te lo recomiendo.

9- Utilizar demasiadas imágenes

Aunque te parezca que estéticamente estos mensajes con imágenes queden mejor, es menos responsive, ya que a veces no se ven correctamente en móviles y carga demasiado el mensaje.

No es nada recomendable meter todo el contenido en una sola imagen, ya que sobre todo cuando consumimos en móvil, no es nada cómodo para el usuario.

Además de a nivel técnico, el incluir cabeceras y pies de página, en mi opinión, hace que los mensajes parezcan demasiado comerciales o institucionales. Pierden frescura, se asemejan a los corporativos, y la reacción a veces es negativa.

Por todas estas razones, si no son imágenes necesarias, mejor no insertarlas para agilizar el mensaje y también para ganar en frescura y cercanía.

10- Hacer la Newsletter muy corporativa

A veces nos parece que por ser una Newsletter tenemos que hablar de manera más institucional o corporativa.

Está comprobado que los mensajes más cercanos, amenos, conectan más. Si te hablan de manera más personal te sientes más identificado.

11- No tener una buena herramienta de email marketing

Fundamental contar con una buena herramienta de email marketing. A veces, optamos por soluciones económicas, que terminan saliendo caras. Estas opciones gratuitas o muy económicas a veces pueden traernos problemas: no llegan los emails, obtienen peores datos de ratio de apertura…etc.

Mi recomendación es apostar por herramientas de email marketing que te garanticen una buena estrategia. Yo utilizo y recomiendo ActiveCampaign

Esta herramienta de email marketing no es excesivamente cara, teniendo en cuenta la calidad, fiabilidad y potencialidad que ofrece. Si tienes cualquier duda acerca de la herramienta, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Espero que todas estas recomendaciones te hayan ayudado a la hora de diseñar tu estrategia con tu Newsletter.

Como has podido comprobar hay que tener en cuenta muchos aspectos, para que tu Newsletter sea efectiva y consigas tus objetivos.

Espero que este post te ayude a mejorar tu estrategia para no cometer estos errores con una newsletter y rentabilizar tu negocio digital.

Y tú ¿ qué errores destacarías en las Newsletter que te llegan a tu correo?

Antonio Ortega

Sobre el autor

Soy un apasionado de la tecnología, del cine de superheroes y del helado. Me encantan los retos, soy un enamorado del marketing digital y además me encanta la relación entre las personas. El mix perfecto para que me haya vuelto loco con los funnels :)


Etiquetas: email marketing

También te va a interesar...

Deja tu comentario

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>